BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Entrevistas / “Si fuera legal, no pintaría grafiti” El Gat Maó

“Si fuera legal, no pintaría grafiti” El Gat Maó

(Una entrevista de Iván Torralbo)

El Gat Maó es un joven artista que reside actualmente en Barcelona. Estudia Bellas Artes y tiene muy claro que él es diferente, que no es uno más intentando hacerse un hueco en el mundo del arte. Su manera de hacerse famoso es pintando o bien un simpático gato por todas partes, o bien cuadros sobre cualquier tema que le inspire y le llene. Dos facetas completamente distintas pero con un claro objetivo, darse a conocer en el mercado del arte y liberar su creatividad al estilo más urbano, en la calle.

Gat Maó grafiti

Buenos días, señor… ¿Cómo debería llamarle?

(Risas) ¡No me trates de usted! Soy el Gat Maó, pero puedes llamarme Mao.

¿De verdad que tus amigos te llaman así?

Hombre, no todos. Pero algunos me llaman Mao, o Miau, o incluso Gato.

Sea como sea, tu nombre no es lo más conocido, sino tu obra. ¿A qué te dedicas?

Estudio Bellas Artes por obligación, por así decirlo, y trabajo algunos días en una tienda de discos.

Pero no estamos aquí porque seas un buen estudiante, ¿me equivoco?

No, la verdad es que no.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

Pinto por las calles con la técnica stencil, que es la técnica de pintar con plantillas, además de pintar un simpático gatito por todas partes, que sería como una especie de firma. La idea es pintar por la calle para que te vea el máximo de gente posible, y así te das a conocer. En realidad es mi tiempo libre pero acabo tomándomelo como una obligación, aunque ahora estoy de parón por… “crisis artística”.

Gat Maó grafiti muro

¿Puedes explicar mejor lo que es una “crisis artística”?

Bueno, es que el arte no es algo que se produzca en cadena, no es algo industrial. Tengo que pensar qué quiero pintar y por qué ahora mismo me está costando un poco encontrar la respuesta. No quiero hacer lo que hacen los demás.

Volviendo a lo del nombre, ¿por qué “El Gat Maó”?

Encontrar el nombre fue lo más tonto del mundo. Necesitaba un nombre que no fuera el mío, porque es una norma básica no escrita, y mientras pensaba el nombre vi un gato de estos de los chinos, los que mueven la mano. Me hizo gracia y me quedé con lo de gato. Luego junté gato en catalán (Gat) y en chino (Mao) y de ahí salió. No le des muchas vueltas, el nombre es totalmente aleatorio. Me hizo gracia y me lo puse.

¿Y por qué pintas ese gato y esa especie de cuadros con plantillas por la calle?

Pintar gatos es una historia, y el tema plantillas es otro. La vertiente más formal y artística es la de las plantillas, que es la que más me llena. Es en la que saco algo de mí, mi aportación artística. La otra también me llena pero es más para desahogarme. Por otro lado, el tema de pintar gatos es para mí la parte más divertida y más vandálica. Salgo de casa sin ninguna idea previa y pinto el gato donde me apetece y como me apetece. Remarco mucho la diferencia porque hace poco, por una serie de motivos, me di cuenta de que las pintadas vandálicas podrían manchar mi imagen de “artista serio”.

Gat Maó grafiti mural

¿Entiendes que te persigan por hacer esto?

Es normal que me persigan. Si a mi me estuvieran pintando la puerta de casa me fastidiaría porque yo no le he pedido a nadie que me la pinte. Por eso no me puedo enfadar con algún vecino que salga a las 3 de la mañana a quejarse. Es normal que se enfaden. Aún así, creo que tendría que haber más tolerancia por parte del Ayuntamiento de Barcelona. No quiero desprestigiar a nadie, pero no puedes meter en el mismo saco a un hombre que te pone su tag –es decir, su firma- en tu puerta y a un artista que pinta un cuadro en el muro de una casa abandonada, o una puerta que ya está llena de esos tags. Desde mi punto de vista es absurdo que tenga las mismas represalias.

¿Has tenido algún problema con la policía a la hora de pintar?

Me sorprende que no me hayan pillado más de una vez. Pero este mismo sábado tengo un juicio. Fui a pintar con dos amigos y nos pillaron porque nos tenían controlados, llamaron a la policía justo cuando llegamos. A mí no me pillaron pintando, pero sí a uno de mis amigos, y ya la policía nos llevó a los tres.

¿Seguirías haciendo lo mismo si fuera legal?

El hecho de que te persigan hace que tenga más gracia, lo hace divertido. Si fuera legal no lo haría, perdería mucho sentido. Pinto en la calle porque quiero ser diferente, no quiero entrar al círculo artístico ni por postureo, ni por enchufe. No quiero hacerlo como los demás.

Barcelona Gat Maó grafiti

¿Si no quieres entrar a ese círculo cuál es tu objetivo? ¿Por qué difundir tu firma por todas partes?

Pinto en la calle para esquivar el hecho de ir detrás de nadie suplicando que me enchufen, no quiero pasar por el aro como hacen los demás. No quiero pagar por hacer una exposición, para que encima vendas un cuadro y tengas que pagar más del 50% del cuadro a los que te permiten exponer. Pero eso no significa que quiera aislarme por completo de estas galerías y este mundillo. De algún lugar tendrán que venirme mis ingresos para vivir, sólo que no quiero entrar como los demás. Además, creo que te das a conocer mucho más pintando en la calle que pasando por el aro. La gente que de verdad está interesada en el arte te va a ver más.

¿A quién le interesa el arte desde tu punto de vista? ¿Al que le gusta o al que te va a comprar el cuadro?

La gente de dinero, que son los que suelen comprar los cuadros, en la mayoría de ocasiones compra o bien por inversión o bien porque le han dicho que ese artista es o será muy bueno y famoso. Luego está la gente que está muy interesada y que de verdad aprecia tu arte, pero que a lo mejor no puede permitirse comprártelo. Esa es otra de las ventajas de que esté en la calle, que todo el mundo lo pueda ver. El arte hay que compartirlo, no pensar siempre en el dinero y disfrutar lo que haces.

¿Dónde te ves dentro diez años? Cuando tengas una familia que mantener, ¿seguirás fiel a tus principios y pintando en la calle?

Aunque suene muy utópico, lo importante es el camino, no el destino. Me da igual donde esté dentro de diez años, solo quiero estar pintando y con las cosas claras. Si sale bien económicamente, mucho mejor, y si no ya trabajaré de otra cosa al mismo tiempo.

Acerca de diarioelprisma

¿Te interesa?

Tim Guenard testimonio conversión misericordia odio big boss

“Los discapacitados han sido mis maestros, domesticaron mi violencia” Tim Guénard (II)

La vida de Tim Guénard fácilmente daría para un drama premiable en Hollywood (o en ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *