BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / destacados / ¿Se ha perdido el verdadero sentido de la Navidad?

¿Se ha perdido el verdadero sentido de la Navidad?

La Navidad no se escapa de la polémica. Pese a ser unas fechas muy señaladas, no todo el mundo las vive igual. Por lo general son unos días que se pasan en familia, con muchas comidas, cenas y algún que otro regalo. Pero, ¿cuál es el verdadero sentido de la Navidad? ¿Se ha perdido su sentido?

Pasado el día de la Inmaculada, las ciudades de nuestro país ya se han adornado para celebrar la Navidad. De hecho, en Barcelona, las tradicionales luces ya se encendieron el 21 de noviembre. Unas luces que ya de por sí tienen su polémica. Ya que desde hace varios años han ido abandonando los motivos propiamente navideños, como los portales, los ángeles e incluso las campanas, para pasar a motivos mucho más abstractos: tales como líneas de luces, estrellas o simples formas de colores.

 

En el Passeig de Gracia de Barcelona este año las luces representan unas lámparas colgantes
En el Passeig de Gracia de Barcelona este año las luces representan unas lámparas colgantes

¿Pero qué es para la gente la Navidad?

Como para todo, cada uno vive la Navidad de una forma muy distinta. Para Helena, alicantina de 20 años que estudia en Barcelona, la navidad es, “a pesar de la concepción consumista que tenemos hoy en día, sigue siendo una forma de compartir felicidad y alegría con tus seres más queridos”. Una opinión que también suscribe Júlia, de Sant Boi, que asegura que, para ella, “tiempo de estar con la familia y hacer, en estos últimos días del año, esos pequeños esfuerzos y detalles que para tus seres queridos tanto significan”. Es un momento de “estar con la gente que quieres y demostrarlo, cosa que a veces se nos olvida”, afirma la joven.

Pero no para todos significan cosas tan bonitas. Hay incluso a gente para quien la Navidad es “un tiempo como cualquiera,  solo que, además de reunirnos con la familia de siempre, esta vez, nos hacemos regalos”, declara Ariadna de Esparraguera. Y es que para ella, “desde hace un año ya no hay un espíritu navideño en la familia después de la muerte de mi abuelo”, además, “ya no hay niños pequeños así que nos ahorramos muchas de las cosas que antes hacíamos”. Para ella “es un tiempo como cualquier otro, pues no hago nada distinto, aunque respeto a todos aquellos que viven la Navidad como algo especial”, constata.

Navidad Barcelona 2014- 1

Para otros, en cambio, es algo muy especial. Para Judit, de Granollers y cristiana evangélica, “la Navidad es recordar el nacimiento de Jesús como Salvador del mundo hace más de 2.000 años y agradecerle que naciera también en mi corazón”. Una sentido parecido al que le da Albert, cristiano católico, para quien es el día culminante después de un período de preparación de encuentro con Dios”: el adviento; y que “da como resultado estar en Paz con uno mismo y con los demás”, afirma el joven católico. “En definitiva, es un tiempo para poder amar y perdonar, a ti mismo y a los demás”, asegura Albert.

Un sentido, el religioso, que es el tradicional y primigenio. No olvidemos que la Navidad celebra el nacimiento de Jesús, el Mesías que los Judíos esperaban, hace 2.000 años en un pequeño pueblo llamado Belén, en la actual Palestina.

Un significado que, para el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, “es ya desconocido para un sector muy importante de nuestra población”. Un tiempo que pone de manifiesto las raíces cristianas de nuestra cultura, pues “por mucho que nos empeñemos en negarlo, cada vez que comemos las uvas al son de las campanadas, cada vez que ponemos la fecha en el calendario, estamos reconociendo implícitamente que el nacimiento de Jesucristo es el acontecimiento central de la humanidad”, declara el obispo.

Barcelona, delante de su catedral, acoge cada año el mercadillo de Santa Lucía, donde e venden todo tipo de figuras para los tradicionales belenes y un sinfín de adornos navideños
Barcelona, delante de su catedral, acoge cada año el mercadillo de Santa Lucía, donde e venden todo tipo de figuras para los tradicionales belenes y un sinfín de adornos navideños

La Navidad y el consumismo

Munilla también acusa a nuestra sociedad de “haber convertido la Navidad en una época consumista”. Algo muy cierto si tenemos en cuenta que cada español de media, según una encuesta realizada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), nos gastaremos 412 euros en regalos, adornos, comida, bebida y lotería.

Algo que saben muy bien los comercios, que aprovechan para adornar también sus paradas y escaparates. Hecho que, según los expertos, incita al consumo. Razón por la cual también se adelantan tanto las fechas en las que se empiezan a colocar tales decoraciones. Todo un reclamo para los negocios que nos deja imágenes como estas.

Los negocios tampoco pierden la ocasión y añaden en su decoración motivos propios del tiempo. En este caso, un árbol de navidad
Los negocios tampoco pierden la ocasión y añaden en su decoración motivos propios del tiempo. En este caso, un árbol de navidad

La Navidad! La propia palabra llena nuestros corazones de alegría. No importa cuánto temamos las prisas, las listas de regalos navideños y las felicitaciones que nos queden por hacer. Cuando llegue el día de Navidad, nos viene el mismo calor que sentíamos cuando éramos niños, el mismo calor que envuelve nuestro corazón y nuestro hogar

Joan Winmill Brown

Acerca de Lluís Llaquet

Lluís Llaquet
Estudiante de Periodismo y Ciencias Políticas en UAO. Escribir es meterse en problemas. Procuro aprender de los sabios. "Si cada español hablara únicamente de lo que sabe, habría un gran silencio que podríamos aprovechar para el estudio" Manuel Azaña @llaquetm

¿Te interesa?

pujals jazztel y telepizza

Creó y vendió Telepizza por 300mill de euros, ahora va a hacer lo mismo con Jazztel¿Cómo lo hizo?

El empresario Loepoldo Fernández Pujals ha tocado el cielo dos veces. Primero creó de la nada ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *