BIGtheme.net http://bigtheme.net/ecommerce/opencart OpenCart Templates
Home / Entrevistas / “La rumba catalana es la hija bastarda de la salsa y el flamenco” La Málaga

“La rumba catalana es la hija bastarda de la salsa y el flamenco” La Málaga

La Málaga es un grupo de rumba catalana afincados en Barcelona con un disco editado (“Mañana Sol”) y un sonido característico. En Diario El Prisma pensamos que sería interesante hablar con ellos sobre música y rumba, así que nos pusimos a ello. Además de la conversación, siendo un grupo musical no podía faltar esta: en su estudio grabamos en video dos temas del disco dedicados a vosotros, los lectores de El Prisma:

VIDEO – “La Málaga”

VIDEO – “Només tú i jo”

malaga 1

(La entrevista no fue un cara a cara típico, sino más bien una charla con todos los miembros del grupo. Para preservar esa autenticidad, hemos decidido transcribirla en forma de conversación, dejando en negrita las intervenciones del entrevistador)

– Antes que nada, para alguien que no sepa nada de este género, ¿qué es la rumba?

– Es un ritmo afrocubano. La trajeron los esclavos africanos a los que los negreros llevaron hacia Cuba. Desde sus inicios, a los ritmos que hacía esta gente se les llamaba “rumba”.

¿Y en un plano más cercano, cómo es aquí en Cataluña?

– Hay un dicho que define bastante bien la rumba catalana que dice que esta es “la hija bastarda de la salsa y del flamenco”. O sea que realmente es una fusión de estos dos estilos: la salsa traída por los afrocubanos que desembarcaban en España y se encontraban con que aquí se tocaba otro estilo musical, que era el flamenco.

– ¿Cómo se puede fusionar el flamenco con los ritmos cubanos?

– Pues con el instrumento que encontraron aquí, que fue la guitarra: la guitarra de la rumba catalana tiene un toque muy percusivo, que quiere simular algunos instrumentos cubanos.

– O sea que es como si con una guitarra se hiciera el sonido de más de un instrumento.

– Correcto. El ventilador, que es la técnica más característica de la rumba catalana, junta en la guitarra la armonía y la percusión, y por eso ha hecho furor.

– ¡Ah! ¡Eso es la estrofa de una canción!

– Sí, es de una del Gato Pérez, llamada precisamente “El ventilador”, que explica esto. Este sería el origen, y hoy en día para poder decir “anda, esto que suena es rumba catalana” hay que ver si detrás de lo que está sonando hay un ventilador.

malaga 2

– Bueno, esto también hace que desde fuera la rumba catalana se perciba como más alegre o más movida que otros tipos como la rumba flamenca, ¿no?

– Digamos que tiene más elementos de la salsa…

– Y además la armonía de la rumba catalana suele ser más alegre, mientras que el flamenco suele tener una armonía y una cadencia mucho más triste, más dramática o melancólica.

– En la rumba flamenca hay quejíos, de hecho.

– Es más profunda. En cambio en la rumba catalana con una guitarra enciendes una fiesta. Y cuando digo esto, digo que enciendes de verdad una fiesta, eh, con la gente levantándose a bailar.

 – Esta diferencia ¿también está en las temáticas de las letras?

– Bueno, hay rumba catalana tristona o desgarradora también, pero la manera de interpretarlo es diferente.

– Es que dentro de la rumba catalana hay una rama muy poderosa de la rumba flamenca. Me explico, la rumba no deja de ser un palo del flamenco, igual que la sevillana. Lo que pasa es que es una rama tan grande que tiene autonomía, pero se sigue notando de dónde viene. Cuando la gente habla de “los cantes de Levante” se refiere a los cantes aflamencaos: la rumba catalana clásica, la de Peret por ejemplo, se cantaba aflamencada, con quejíos también.

– ¿Pero luego de alguna manera evolucionó?

– Hacia los años 80 entró una rama más salsera, con el Gato Pérez sobre todo, y luego cuando Peret volvió a la música después de su paso por la Iglesia Evangelista ya metía mucha trompeta en sus canciones… Ahora este tipo de rumba que tira más a la salsa es la que impera.

malaga 7

 – Sí, ahora sí que se notan más las trompetas o el saxo…

– Bueno, son patrones de la salsa. Por ejemplo, el bongó y la conga se tocan ahora en muchos grupos de rumba prácticamente como en la salsa.

– Sí, como lo básico es un ritmo de 4 por 4 con una guitarra muy percusiva, a la que metes instrumentos como el bongó te das cuenta de que casan muy bien. Y lo mismo con vientos o violines…

– Lo que pasa es que cuando pones vientos de por medio ya sí que suena a salsa. La dificultad está en meter en la banda estos instrumentos sin pervertir la esencia, manteniendo el sonido del ventilador que se escuche bien.

– Exacto, que los vientos sean una cosa de fondo en tu música. Estaréis de acuerdo conmigo en que en la salsa quien da la armonía principal a la canción son instrumentos como la trompeta, mientras que en la rumba es la guitarra.

– Bueno, puede haber de todo en la rumba catalana. Hay bandas que se van mucho hacia la salsa, otras que son muy puristas y suenan mucho más a flamenco… También existe una cosa que se llama salsa gitana, que es la adaptación que hicieron los gitanos de Barcelona de este género.

– Cambiando un poco de tema, en una de vuestras canciones decís eso de “yo nací para ser rumbero”, ¿cómo habéis vivido la escena de la rumba aquí en Barcelona?

– La mayoría de nosotros somos de los 80, de cuando vino la segunda ola de rumberos. Gente como los Amaya o los Chipen…

– Y nosotros de pequeños… pues yo me acuerdo del 92, cuando las Olimpiadas: Los Manolos, el regreso de Peret, Rumba Tres…

– Pero en aquella época, además de que éramos niños, la rumba no tenía una etiqueta tan positiva como puede tenerla ahora. Más bien al revés, era totalmente lo contrario: tenía una etiqueta marginal, de delincuencia, de droga, de gitanos…

– Pero nos estamos olvidando de otros grupos. Yo antes que a Los Manolos escuchaba Pata Negra, que empezó a innovar metiendo en la rumba instrumentos y sonidos nuevos.

– Por otro lado, yo pienso que la “rumba catalana” toda la vida ha sido “rumba” a secas. Lo de catalana es una etiqueta que le pusimos en los 90 como título póstumo a lo que se hizo. Peret cuando cantaba decía “rumba, rumba, rumba, rumba”, no rumba catalana.

malaga 6

 – O sea, es una etiqueta puesta a posteriori para separar lo que se hizo aquí de otras cosas.

– Exacto, yo cuando era pequeño me acuerdo de llamarle rumba, a secas. Cuando Peret tocó en las Olimpiadas su “Gitana Hechicera” lo que decíamos era “¡Mira! Ha tocado rumba en los Juegos Olímpicos”, pero la etiqueta ha venido después.

Ahora que hablas de Peret, ¿es cierto lo que se dice de que él lo empezó todo?

– No. O al menos no podemos saberlo, porque nadie estaba allí. ¿Uno puede decir exactamente de dónde nace un estilo musical? ¿Puedes decir exactamente dónde apareció el rock’n’roll o el blues?

– Sí que es cierto que Peret fue quien cogió y llevó la rumba por todo el mundo. En este aspecto sí que se puede decir que él es el gran artífice, y el que popularizó la rumba. Ahora, ¿quién inventó el ventilador? Porque en realidad esa es la pregunta que equivale a quién inventó la rumba.

– Además de que lo de “ventilador” es también una palabra nueva. El que bautizó a la forma de tocar así la guitarra con este nombre fue Gato Pérez, porque de toda la vida había sido “tocar para rumbas”.

– De hecho, si tiramos de hemeroteca, vemos que el Pescaílla, que es más mayor que Peret, ya tocaba rumba y usaba el ventilador. Y su padre lo mismo, así que ¿quién inventó el ventilador? No se sabe.

– Lo que sí se sabe es que el primero que grabó y editó un CD de rumba catalana fue Peret, en el 67. El resto igual también tocaban pero no en un ámbito profesional.

– De hecho vosotros conocisteis a Peret, ¿no? Tenéis un videoclip grabado con él precisamente de una canción que le dedicáis, la de “Mestre Peret”.

–  Sí, y con nosotros realmente fue una persona inmejorable, partiendo del hecho de brindarse a colaborar con nosotros como lo hizo. Principalmente porque una persona de su nivel no tiene ninguna necesidad de “perder el tiempo” con unos novatos, que es lo que éramos en aquella época, y él lo hizo.

malaga 9

– ¿Ahora como grupo cuánto lleváis ya?

– ¿Este año hace siete…?

– No, cinco. Hace cinco años desde el primer bolo oficial, pero es de hace un par de años que esto nos ha empezado a ir bien, con alegría.

Respecto a esto, ¿tenéis pensado vivir de la música? ¿Creéis que es posible en las circunstancias actuales?

– No sé, aunque la intención es que sí. Está difícil, pero también tenemos muchas cosas a favor, como las redes sociales. Aún así, sí que es cierto que hoy en día cuesta mucho más hacer directos y ganarse la vida dignamente con los conciertos, que no se pagan bien en muchos casos.

– Aunque depende del estilo y de la suerte que tengas con tu banda. Antes se decía aquello de “pasas más hambre que un maestro de escuela”… pues ahora será “pasas más hambre que un músico”.

– Sobre vuestro primer disco, “Mañana Sol”, lo habéis regalado en internet pero también vendéis el CD en las tiendas, ¿cómo ha sido la acogida del formato físico?

– Bueno, de hecho ya se han agotado.

– Aunque lo regalamos porque ya asumimos que no nos haremos ricos con la venta de discos, viendo el panorama.

malaga 8

– Entrando al disco, ¿cómo es el proceso de hacer las canciones?

– Normalmente uno de nosotros tiene una idea para un tema: una letra, unos acordes, más o menos una estructura… y cuando cree que la idea es lo suficientemente madura como para presentarla, la trae a un ensayo y entre todos opinamos y le vamos dando forma, cada uno aportando los conocimientos musicales que tiene.

– O a veces uno tiene la idea de la letra y otro le pone la música… Es un proceso colaborativo.

Ahora que habláis de conocimientos musicales, ¿todos venís de una formación musical en plan clásico?

– Hay de todo, algunos sí, otros no…

– Yo por ejemplo lo he hecho al revés. En vez de estudiar música y luego ser músico, empecé a tocar y es ahora cuando estoy estudiando la teoría. Es entrar en la música por placer y una vez dentro, ves que te gusta y, para no ser un jeta, toca ponerse a estudiar. Si volviera a nacer, lo haría de otra manera.

– Es decir que todo esto del solfeo…

– Es vital. Es como la diferencia de ir al cine y ver una película en 2D o en 3D. Sin el solfeo vas atrasado, no entiendes las cosas. Es cierto que si tienes mucha habilidad puedes tirar de oído, pero si entiendes la música puedes captar el tono, los sostenidos… y sabes qué está pasando.

malaga 3

Porque en música, ¿el tener oído se puede aprender?

– Sí, sí que se puede…

– Bueno, se puede mejorar y entrenar, pero hay una parte como en todo que es genética, que es innata.

– ¡Algunos aquí somos antiinnatistas, eh…!

– Sí, pero hay gente que de natural no te sabe afinar una canción ni p’atrás. Yo soy profesor de música en un cole y ves niños que de por sí saben afinar y otros que no les sale. A mí esto me dice que hay gente que tiene oído innato.

– Yo creo que no deja de ser un pequeño don que uno tiene, o una gracia natural. Es como bailar, que hay gente que es arrítmica. Creo que es una gracia interior que puedes tener.

– Mmmm… Bueno, yo creo que no, pero pasemos o no acabaremos nunca… (risas)

– Vale va, ¿cuándo fue el momento en que tomasteis la decisión de “vamos a hacer un grupo, vamos a hacer un disco…”?

– Ha sido bastante sin querer. Yo siempre digo que La Málaga ha sido un accidente inesperado premeditado por cada uno. Esto nació de un grupo de amigos del instituto que nos encontrábamos los viernes a tocar por diversión y por hacer el tonto. Un día vino una amiga de la novia de uno y nos propuso hacer un primer bolo en el bar de un colega suyo. Entonces fue cuando dijimos “anda, necesitamos hacer un repertorio”.

– Bueno el repertorio fue bastante allí mismo en el momento…

– Sí, y a partir de ese primer concierto de versiones, nos vino otra chica que nos pidió ir a su local, y así ha ido siguiendo.

Imagino que ha de haber una diferencia brutal entre grabar en un estudio para el disco o tocar en directo delante de un público, ¿no?

– Para mí es incluso más complicado grabar para el disco, porque en directo estás haciendo un papel, estás on fire delante de un público, estás con emoción… en cambio en el estudio es menos natural.

– Además, si sabes que tienes más oportunidades, seguramente no lo harás tan bien. Si estás en un directo o lo haces bien o mueres en aquel momento, no hay más.

malaga 5

– Es como si solo tuvieras una bala.

– Claro, en cambio si estás en el estudio y sabes que tienes cuatro horas para grabar el piano, pues pruebas, repites… y esto en un concierto no lo puedes hacer. No sé si la presión extra que te da el directo hace que toques mejor, pero sí hace que toques más convencido.

Además el trabajo es diferente, porque en un concierto la gente no solo te escucha, también te está viendo. Has de gesticular, has de actuar, has de transmitir.

– Y más en esta música que espera una reacción. La rumba no es música de escuchar sentado, sino de bailar, de pasárselo bien.

– Si tú no bailas y disfrutas encima del escenario, no lo transmitirás al público tampoco. Pero no solo en la rumba, en todas las músicas has de estar en un cierto estado de ánimo positivo en los conciertos… bueno, menos en el grunge (risas)… Mira, Peret siempre decía que cuando subes a un escenario has de saber que entre el público habrá mínimo una o dos personas que toquen mejor que tú. Eso lo sabes, te lo comes y a partir de ahí, a trabajar.

– Y ya para ir terminando, ¿en qué andáis trabajando ahora?

– Pues ahora estamos componiendo las canciones y preparando el segundo disco de La Málaga.

¿Tiene nombre ya?

– No, aún no lo sabemos.

– ¡Sí que lo sabe pero no te lo quiere decir! (risas)

– Ahí, buscando la exclusiva, eh

Hombre, si cuela, cuela… pero ¿hacia dónde tirará este nuevo trabajo?

– Bueno, ahora cada día que tenemos ensayo creativo llegamos con nuevas propuestas. Las cogemos todas, las grabamos todas y llegará un momento en el que habremos de hacer selección.

¿Y cómo se hace esta selección?

– A guantazos (risas)

– No, llamamos al Parlament de Catalunya y votamos…

– Ahora en serio, buscamos que tengan cierta coherencia entre sí. Si estás haciendo un disco al final es un trabajo conjunto y ha de quedar cohesionado, equilibrado, con razones.

– Lo que sí podemos asegurar es que será mejor que el primero.

– Mejor o al menos diferente. Somos ocho tíos que durante este tiempo hemos estado escuchando músicas diferentes, cada uno su rollo y ahora toca ponerlo en común, pasarlo por el embudo, por el filtro de la rumba catalana, y a ver qué sale, pero manteniendo siempre nuestro sonido propio, nuestra voz. Es algo que tenemos y que no creemos que debamos perder.

Acerca de Guillermo Altarriba

Guillermo Altarriba
Periodista en acto y politólogo en potencia. Apasionado del cine, los cómics y demás artefactos peligrosos: estoy convencido de que en la Cultura se libra la batalla más importante. Cuando me dejan, dibujo. VTR

¿Te interesa?

Marihuana droga cannabis gerardo cavero antidroga

“Actualmente está desmentido que la marihuana sea una droga blanda” Gerardo Cavero

A favor y en contra de la legalización de la droga en general y la ...

Un comentario

  1. Buenas. Pienso que en el titular hay un error. Si pusiese “Son Cubano” en lugar de “Salsa” sería correcto. Con matices pero correcto. Además existen varias afirmaciones en la entrevista un tanto contradictorios y, en mi opinión, sin fundamento. No todos los estilos musicales en los que encaja la clave de rumba y son 4/4 tienen por que ser Rumba Catalana. Es una pena que siendo alguno profesor de música se tenga esa idea de la Rumba Catalana (porque supongo se lo transmitirá a sus alumnos).
    Es una opinión.
    Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *